Domingo Faustino Sarmiento, “el padre del aula”

El 11 de septiembre se celebra el Día del Maestro en homenaje a Domingo Faustino Sarmiento, en conmemoración a la fecha del aniversario de su paso a la inmortalidad. Sarmiento desempeñó los cargos de político, filósofo, pedagogo, escritor, docente, periodista, estadista y militar argentino, gobernador de San Juan y presidente de la Nación Argentina.

¿Qué significó Sarmiento para la educación en Argentina?

En el imaginario de los argentinos, Sarmiento y educación pública es una asociación automática.

Para Domingo Faustino Sarmiento, la educación debía ser publica, gratuita y común, y la misma para niñas y niños. Algo que no era la norma en el mundo de la época, en el cual la mujer solía ser relegada en todos los ámbitos de la sociedad.

Sarmiento pasó décadas dándole forma a su idea de educación pública para la Argentina, que fue llevando a la práctica desde los distintos puestos de poder que ocupó: gobernador de San Juan, senador, presidente de la nación, director de escuelas, e incluso como periodista desde los medios.

El proyecto de la escuela moderna acompaña el proceso de integración social que tenía Sarmiento, en particular, vinculado a los saberes que distribuirían a toda la población: un idioma común, leer, escribir, contar.

También un relato del pasado que dijese “esta es la historia de la nación”, el conocimiento del territorio a través de la geografía, una moral cívica que dejara atrás la moral religiosa del pasado colonial, y también borrando cualquier otra marca cultural”.

La escuela pública es parte del orgullo nacional, un espacio que garantiza derechos y distribuye la riqueza simbólica de nuestro país, por eso las educadoras y educadores la defendemos, porque donde está la escuela está la patria.