SE DECLARÓ CIUDADANO ILUSTRE AL CIENTÍFICO ALLENSE ELIO MAXIMILIANO ORTIZ

Se trata de Elio Maximiliano Ortiz, un joven nacido y criado en nuestra localidad, que cursó su educación primaria en la Escuela N° 282, y el secundario en el Bachillerato con Orientación Docente N° 24.

Luego obtuvo el título de Licenciado en Genética en la Universidad Nacional de Misiones, culminando con su Doctorado en Ingeniería Genética en la Universidad de Buenos Aires, y hoy se encuentra colaborando con la Ciencia, en Sudáfrica, en la Universidad de Pretoria.

El desierto blanco, no tan desierto

La Antártida es el último continente alcanzado por los seres humanos y, a diferencia del Ártico, carece de habitantes autóctonos.

Está cubierto casi en su totalidad por hielo: cerca de un 98 por ciento, lo que representa más de las tres cuartas partes del agua dulce existente en la Tierra.

Su población se renueva periódicamente y se concentra, sobre todo, en las bases: está integrada por científicos y técnicos que realizan tareas de investigación y por personal que desarrolla labores logísticas, y es mucho más numerosa en verano, época en la que tienen lugar la mayoría de las campañas científicas.

El descubrimiento

En la Antártida existen nuevas familias de genes que nunca antes se habían identificado, que permiten a los microorganismos formar una proteína y enzimas, las que en ambientes extremos pueden producir energía a partir del aire, y producir moléculas de agua que retienen en la célula, e hidratarse desde ahí.

Básicamente las bacterias en la Antártida, utilizan principalmente hidrógeno de la atmósfera con el que se alimentan, para producir energía y a su vez su propio agua.

Esto nunca se había detectado, siendo una nueva estrategia de vida, una evidencia científica por la que debe protegerse a la Antártida de la actividad humana, ya que la misma produce el calentamiento global, lo que conlleva el derretimiento de los hielos y además invade el suelo con microplásticos.

El primer autor de este descubrimiento es el joven allense Elio Maximiliano Ortiz, lo cual llena de orgullo a toda la ciudadanía, ya que este tipo de investigaciones nos ponen de cara al futuro, frente a interrogantes tales como la aceleración de la contaminación del planeta o como se va a alimentar la humanidad. Nuestro destino está en manos de científicos como Ortiz, quienes día a día trabajan en pos de la humanidad desde el silencio de sus laboratorios, o en lugares tan inhóspitos como lo es la Antártida.