11 DE ENERO, DÍA CONTRA EL TRÁFICO HUMANO

La trata de personas se define por la captación, traslado o recepción de personas con fines de explotación, recurriendo para ello a la amenaza u otras formas de coacción, al rapto, al abuso de poder o a una situación de vulnerabilidad. Esta explotación incluye la derivada de la prostitución y de otras formas de explotación sexual.

Los tratantes engañan a mujeres, hombres y niños de todos los rincones del planeta y los someten diariamente a situaciones de explotación. Si bien la forma más conocida de trata de personas es la explotación sexual, cientos de miles de víctimas también son objeto de trata con fines de trabajo forzoso, servidumbre doméstica, mendicidad infantil o extracción de órganos.

Tráfico humano: el hijo cruel de la pobreza

La pobreza es una de las razones por las que una persona puede ser
vulnerable a la trata de personas. Aunque cualquier persona puede ser víctima de la trata, incluso miembros de familias acomodadas, este problema está muy relacionado con la falta de recursos y de oportunidades de empleo.

Cuando la gente se encuentra en situación de pobreza, puede caer en la desesperación y aceptar propuestas de empleo fraudulentas. Así, los traficantes saben identificar a las personas que carecen de oportunidades económicas y que no logran satisfacer sus necesidades básicas.

Proyecto Polaris

En 2002 se fundó la Organización Polaris, que tiene como objetivo ayudar a las víctimas de trata y tráfico de humanos. La línea de ayuda ha servido a casi dos mil víctimas y han identificado 8 mil casos en 50 estados en USA, gracias a ella.

Ahora desde Canadá y México las víctimas pueden pedir ayuda y denunciar a los responsables de esta deplorable industria que genera anualmente 150 mil millones de dólares.

Comprar y vender seres humanos es una industria que produce más de 150 mil millones de dólares en el mundo y priva de la libertad a más de 25 millones de personas, a través de redes criminales que operan en 25 tipos de negocios distintos. Así se habla de trata de personas en el sector agrícola, trabajo doméstico, restaurantes, burdeles y otros sitios.